Una olla común contra el hambre

Una olla común contra el hambre

Respuesta de la parroquia de los palotinos en Lima Norte

Las obras de misericordia no son reciente para ellos. Ya desde el año 2019, la parroquia Nuestra Señora de las Misiones en Lima Norte, venía trabajando en un proyecto de protección al niño, niña y adolescente migrantes. Ahora, la pandemia ha acelerado la necesidad de atender a un número mayor de pobladores.

Es por ello que, un grupo de parroquianos, quiso responder de modo concreto a este desafío, con la creación de una “olla común”, con la cual se ayuda a 7 familias en extrema pobreza que reciben un total 27 raciones, mientras la demanda aumenta…

Entre este grupo vulnerable, donde hay peruanos y venezolanos, se benefician una madre gestante y otra que en su hogar, ha sido víctima de violencia familiar.

Corazón voluntario

Al grupo de cinco voluntarias, que prefieren ser reconocidas como “Cáritas parroquial”, no las detiene ni la falta de infraestructura ni los insumos para cocinar. Ellas mismas han traído sus utensilios de cocina y algunas ollas, mientras que los gastos solidarios para comprar los alimentos han salido de sus propios bolsillos.

Gracias a ello, desde algunos días atrás, viene llegando un plato de almuerzo a la mesa de familias con rostros concretos. Con este gesto de sus hermanos, ellos pueden sentir la cercanía de Dios, quien escucha el clamor de su pueblo y es providente.

El grupo de Cáritas parroquial sabe que más familias se están pasando la voz, por lo que, de la mano del párroco, el sacerdote palotino Manoel Santana, se disponen a hacer crecer la olla y de este modo, cocinar para más personas necesitadas.

“Ver sus rostros de agradecimiento y alegría nos anima a continuar”, nos dice la señora Isabel, mientras se pone su mandil de servicio solidario.